Los 10 conceptos erróneos más comunes sobre paneles solares

La instalación de paneles solares es una solución energética sostenible y económica. Sin embargo, a medida que más personas consideran esta tecnología, surgen también una serie de conceptos erróneos que pueden generar dudas y confusión. Desde ideas equivocadas sobre su eficiencia hasta malentendidos sobre los costos y la instalación, estas creencias incorrectas pueden disuadir a muchos de adoptar una fuente de energía renovable que podría beneficiar tanto a sus bolsillos como al medio ambiente. En este artículo, desmitificaremos los 10 conceptos erróneos más comunes sobre los paneles solares, proporcionando información clara y precisa para ayudar a tomar decisiones informadas y aprovechar al máximo esta innovadora tecnología.

1. Solo funcionan en días soleados

El mito probablemente más comun es que las placas solares solo generan electricidad en días soleados. 

Pero no es así. Los paneles solares también producen energía en días nublados, aunque en menor cantidad. La tecnología fotovoltaica puede aprovechar la luz difusa, aunque la eficiencia es menor.

En días nublados y lluviosos como éste, la batería sigue cargándose con energía solar.

2. Son muy caros

La inversión inicial en una instalación grande puede ser considerable. Sin embargo, los costos de los sistemas solares han disminuido significativamente en los últimos años. 

Además, existen incentivos y programas de financiamiento que pueden reducir los costos iniciales. 

A medio-largo plazo, los ahorros en facturas de electricidad y posibles créditos fiscales no solo compensan la inversión inicial sino reducen permanentemente el gasto mensual de la luz. 

Pequeñas instalaciones solares ya están al alcance de todos a precios por debajo de 1000 €.

a glass jar filled with coins and a plant

Además, los programas solares comunitarios permiten a las personas que no pueden instalar sus propios paneles beneficiarse de la energía solar.

3. Requieren mucho mantenimiento

La verdad es que los sistemas de energía solar requieren muy poco mantenimiento. 

Principalmente, se necesita limpiar los paneles unas pocas veces al año para asegurar que no haya acumulación de polvo o residuos que puedan reducir la eficiencia. Los sistemas modernos están diseñados para ser duraderos y fiables con un mantenimiento mínimo.

woman lying down on hammock during daytime

4. Tienen poca vida útil

Los paneles solares están diseñados para durar al menos 25 a 30 años. Aunque la eficiencia puede disminuir ligeramente con el tiempo, muchos sistemas siguen funcionando a más del 80% de su capacidad original después de 25 años.

Teniendo en cuenta que la mayoría de las instlaciones solares se amortizan en menos de 10 años, les quedan muchos años más de producción de energía limpia y gratuita.

5. No son eficientes

La verdad es que los paneles solares modernos tienen índices de eficiencia de entre el 15 y el 22%, y los avances tecnológicos siguen mejorando su eficacia. 

Aunque ningún sistema de conversión de energía es 100% eficiente, los paneles solares proporcionan una fuente fiable de energía renovable.

6. La energía solar no es fiable

La energía solar es una fuente de energía fiable, especialmente cuando se combina con sistemas de almacenamiento de energía (baterías) y sistemas conectados a la red. El almacenamiento de energía permite guardar el exceso de potencia para utilizarla en los periodos no soleados, garantizando un suministro energético constante.

7. Su producción no es ecológica

Aunque la fabricación de paneles solares implica el uso de ciertos recursos y energía, el impacto ambiental a largo plazo es significativamente menor comparado con las fuentes de energía tradicionales. 

Además, la industria está constantemente mejorando los procesos de fabricación para hacerlos más sostenibles.

8. No son eficientes en muchas ubicaciones

Si bien la cantidad de energía solar disponible varía según la ubicación, los paneles solares pueden ser efectivos incluso en áreas con menos sol. La eficiencia del sistema se puede optimizar mediante el diseño y la orientación adecuada de los paneles.

Los sistemas bifaciales generan incluso energía de la radiación solar reflejada y aunque no están inclinados al sol.

9. No son estéticos

La percepción de que los paneles solares son feos ha cambiado mucho en los últimos años. También depende del gusto de cada uno.

Tienen un diseño limpio y estético.

Actualmente, existen también opciones de paneles solares integrados que se mezclan con la arquitectura del techo, así como paneles solares de colores y diseños más estilizados.

De todos modos, la mayoría de los paneles solares son „invisibles“ ya que se encuentran sobre el tejado y simplemente no se ven desde abajo.

 

10. La energía generada durante el día se pierde

Cuando probablemente más energía necesitamos, el sol no brilla. Y durante el día, cuando estamos fuera de casa, es el tiempo cuando más energía solar está disponible.

Solución: Esta „pérdida“ de energía solar se puede afrontar mediante la colocación de una o varias baterías. Así podemos disfrutar de la energía limpia cuando realmente la necesitemos.